Para un recuerdo de Chagui Mari Pesquera

1.

De manera que hoy vuelves, de manera
que aquí estuviste y nunca te has marchado:
que esa muerte borró de su costado
el rostro de tu roja primavera.

De tal maneta escribe tu bandera
su cántico al futuro deseado,
como tu mismo amor que estuvo airado
plantando su alegría dondequiera.

De todos modos sigue la belleza
brindando su secreto grano a grano
y apurando el color de su certeza.

Estamos reunidos mano a mano
pesando la alegría y la tristeza
en la luz de paquita y Juan hermano.

2.

Siempre apareces, siempre te quedaste
sufriéndole a mi patria sus amores,
desarbolando espinas y dolores
contra el fuego que al llanto silenciaste.

De manera que el tiempo navegaste
entre secretos y entre tantas flores,
uno siendo de aquellos ruiseñores
que ala muerte su canto superaste.

Mi voz te mueve signos en el viento
como abriendo contigo la mañana
en que pasan los ojos del momento.

Siempre surge la espada soberana
alzada en tanta sangre sufrimiento
por el puño de Juan y Paca hermana.

3.

En fin tu luz se nos quedó pensando
el joven resplandor qe nos dejaba,
a otra altitud de cielo se escapaba
y quedaba su estrella iluminando.

Andando echó raíces, quedó andando
la libertad que en otro puño alzaba,
rocío que a los muertos olvidaba
cuando el himno al amor iba cantando.

De manera que estás en la memoria
con tod el compromiso y la sonrisa
que cumple un hombre con la misma historia.

Aire del alma que se mueve aprisa
con algo de tristeza y ya de gloria
para ver si el dolor se memoriza.


Andrés Castro Ríos
a 17 de marzo de 1996